dientes-de-leche

Porque los tenemos que conservar los dientes de leche

En algún momento cuando niños, vivimos el cuento del enigmático personaje conocido como el ratón Pérez, que se caracteriza por ser tímido y un aficionado de cambiar los dientes de leche recién caídos por dinero. Creemos que los padres guardan el diente de leche para recordar la evolución y momentos emocionantes de las distintas etapas de los niños, pero muchas veces no es así . El niño deja el diente debajo de la almohada para que el Ratoncito Pérez venga y se lo cambie por dinero, y luego el padre lo toma, y muchas veces lo bota.

La pregunta aquí es ¿qué tan importante son los dientes de leche?

 Los dientes son una fuente multipotencial de células madre que se pueden convertir en huesos, piel, músculos, células cardiacas y células nerviosas. Las células madre dentales tienen la posibilidad de ser utilizadas incluso por familiares del paciente y pueden llegar a tratar lesiones hepáticas, regenerar nuevas córneas, ayudar en cirugías reconstructivas y tratar problemas del corazón, entre otros padecimientos.

¡WOW! Aún quedan más por descubrir.

Un estudio publicado por The Journal of Dental Research demuestra que las células madre obtenidas de los dientes (mesenquimales), son capaces de diferenciarse en células beta, las cuales son encargadas de producir insulina. Por esto y otras de sus características, como su capacidad para diferenciarse en otros tejidos, las células madre han sido ampliamente estudiadas demostrando que podrían ser utilizadas en el tratamiento de la diabetes tipo 1.

 Esto nos hace entender que muchas veces hay partes de nuestro cuerpo que pensamos que no tienen ninguna función. Tomate el tiempo e imagínate todas las vidas que podrían llegar a salvar en el futuro. Y no olvides darle un lugar más seguro a esos pequeños dientes de tus hijos!!