niño cepillo de dientes

¿En qué momento hay que llevar a los pequeños al dentista por vez primera?


Descubre a qué edad está recomendado y las claves a fin de que esta primera experiencia sea un éxito


Se debe asistir cuando la dentición de leche esté completa
Se debe asistir cuando la dentición de leche esté completa Getty Images
La primera revisión bucal de los pequeños se debe efectuar cuando la dentición de leche “esté completa”, o sea, “en torno a los 3 años y, tras este primer control, si no se advierten inconvenientes, las revisiones deberían pautarse cada seis-doce meses”, ha recomendado la directiva y odontopediatra de la Unidad de Odontología Infantil de Vithas Internacional, Sara Hawkins.

También, en esta primera visita se crea el historial médico y examinan si existen caries del biberón y valoran “posibles inconvenientes o bien perturbaciones de desarrollo en la manera de los maxilares”, apunta la especialista.

Además de esto, resalta que “es esencial orientar a los progenitores en el momento de instituir los hábitos de higiene para el pequeño, el control de la ingestión de dulcifiques y la administración de flúor”.

No obstante, si bien la especialista indique que esta primera visita se debe efectuar a los 3 años, los especialistas del Consejo General de Dentistas aconsejan que sea desde el primer año para advertir y prevenir nosologías, caries tempranas y otras anomalías.

Confianza entre el especialista y el pequeño
Como apunta, la doctora uno de los factores “más esenciales a tomar en consideración” es la necesidad de crear una relación de confianza entre el dentista y el pequeño, puesto que “es el profesional que sabe de qué manera manejar la conducta del pequeño a fin de que la relación sea siempre y en todo momento positiva”.

En este sentido, la especialista apunta que es esencial “preparar al pequeño”, explicarle qué hace el dentista, aun se puede jugar con él diciéndoles que eres el dentista y el paciente y a la inversa.


Debe forjarse una relación entre el dentista y el paciente. Foto: Getty Images
Como es conveniente coger cita temprano a fin de que esté descansado, en tanto que siempre y en toda circunstancia reaccionará de mejor forma, y los progenitores no deberían pasar al área del sillón odontológico puesto que, así, el especialista va a poder establecer una relación directa con el pequeño.

En este sentido, la especialista apunta que los progenitores no deben expresar frente al pequeño sus miedos, y recomienda que el pequeño acompañe al adulto a sus revisiones bucales a fin de que aprenda con su ejemplo.

En el caso de que el pequeño presente un buen comportamiento es bueno retribuirle para fortalecerlo en visitas consecutivas. Mas, de lo contrario, no se debe castigar, en tanto que relacionará el castigo con la visita bucal.