1366_2000

Embarazo, ortodoncia y otros tratamientos bucales, ¿qué se debe tener en consideración? – Parte2

A lo largo del embarazo los cambios hormonales provocan una mayor piorrea (inflamación de las encías) que puede verse agravado por factores irritantes. El factor que frecuentemente crea mayor piorrea es la placa bucal y los aparatos de ortodoncia aumentan las probabilidades de retener placa si no se efectúa una adecuada limpieza oral.

Si estás utilizando brackets, tu ortodoncista te notificará sobre la mejor manera de proceder al cepillado bucal diario.

Estoy encinta y deseo hacerme un tratamiento de ortodoncia: mejor aguardar.

Mas puede suceder que la mujer esté pensando en efectuarse un tratamiento de ortodoncia y ya antes de empezarlo se quede encinta. En un caso así, la SEDO aconseja aguardar a dar a luz para empezar con dicho tratamiento, en tanto que ciertas pruebas que se precisan efectuar para realizarlo no son recomendables a lo largo de la gestación.

“Si estás encinta y piensas en iniciar un tratamiento de ortodoncia es más recomendable aguardar a que nazca el bebé para hacer el estudio anterior preciso para un adecuado diagnóstico y planificación del tratamiento” – explica la doctora Covadonga Balaguer.

“Ciertas pruebas, como los moldes de la boca, las fotografías de la cara y de los dientes o bien los registros de la mordida del paciente no implican ningún peligro para la encinta ni para el bebé”

1366_2000

“Mas para ciertos tratamientos, por servirnos de un ejemplo en los casos de cirugías ortognáticas, puede ser indispensable efectuar pruebas complementarias, como radiografías, que no son tan recomendables a lo largo del embarazo”.
No obstante, la Doctora Covadonga Balaguer insiste en que no hay que alarmarse caso de que no hubiese más antídoto que efectuar radiografías bucales estando embarazada:

“Si hay que hacer un examen radiográfico para hacer un seguimiento de un tratamiento bucal que empezó ya antes del embarazo no hay que alarmarse puesto que el haz de rayos radiográficos no se dirige cara el abdomen y la cantidad de radiación que se genera es pequeña, con lo que van a poder efectuarse radiografías bucales poniendo un delantal de plomo que cubra la barriga y resguarde al bebé”