El tratamiento con Invisalign

Los tratamientos con Invisalign ofrecen siempre unos muy buenos resultados y, lo mejor de todo, en un menor tiempo. El método de ortodoncia se basa en dos alineadores invisibles que se adaptan a la dentadura y que son, además, removibles. Es decir, cuando nos sometemos a un tratamiento de este tipo, tendremos que cambiar el adaptador cada dos semanas.

La mayor parte de los especialistas recomiendan su uso en torno a las 22 horas diarias, por lo que el paciente puede quitarse las férulas cuando lo necesite, en algún momento importante o durante las comidas para que no se ensucie. Aun así, es bueno que lo lleves puesto la mayor parte del tiempo para conseguir mejores resultados.

Además, los resultados son impresionantes. Su eficacia es sin duda su mejor carta de presentación, pero si tienes cualquier duda te invitamos a que nos preguntes.

Uno de los principales valores para conseguir unos resultados excelentes es la planificación previa que deberás realizar con el especialista. El tratamiento tiene que ser planificado en su totalidad den la primera de las visitas al especialista, sin que se pueda ir modificando como sí que se hacía con los brackets. Por eso es muy importante que el primero de los pasos, en este caso la diagnosis y preparación del tratamiento se realicen de forma profesional y siempre que se pueda contando con tecnología de última generación.

Invisalign es el tratamiento preferente siempre que hablamos de ortodoncia en adultos, esto es debido a su comodidad y sobre todo a porque casi no se ve. Es un tratamiento ideal para aquellos preocupados por su aspecto y que quieren evitar a toda costa el impacto que suponen los brackets tradicionales, sin por ello tener que renunciar a un ápice de efectividad.