tratamiento-de-ortodoncia

¿Cuándo es necesario un tratamiento de ortodoncia?

Dificultad en la mordida

Mordida abierta. Se produce cuando al cerrar la boca no se da el contacto completo entre los dientes superiores y los inferiores. Esto puede acarrear mordidas deficientes, tensión mandibular y deterioro en los molares.

Mordida cruzada. En este caso, el problema tiene lugar cuando las piezas dentales inferiores se presentan descentradas, ya sea inclinadas lateralmente o de manera frontal. La repercusión que esto tiene puede desembocar en la caída de dientes o en el afeamiento estético del rostro con la correspondiente pérdida de una bonita sonrisa.

Sobremordida. Se origina cuando los dientes frontales superiores sobresalen demasiado sobre los dientes inferiores. Esto trae consigo apiñamiento y deterioro progresivo.

El espacio entre los dientes

Dientes apiñados. Se trata de un problema al que se llega cuando los dientes se montan unos encima de otros. Más allá de lo poco agradable que pueda resultar desde un punto de vista estético, puede provocar tensión en las mandíbulas y acumulación de placa.

Diastema. Es el ejemplo contrario al anterior. Aquí los dientes permanecen con una distancia de separación grande. La consecuencia principal es la acumulación de comida.

Otros síntomas

Si las señales descritas anteriormente siguen sirviéndote para descartar un tratamiento de ortodoncia, debes saber que existen otros indicios que hay que tener en cuenta como posibles riesgos que nos vuelven susceptibles de ser tratados por el dentista y que están descritos por la Sociedad Española de Odontopediatría. En este sentido, podemos encontrar el dolor de cabeza, el dolor en las cervicales o la tensión mandibular. Se trata de problemas que en primera instancia parecen no guardar relación con la salud de la boca, pero lo cierto es que una dentadura en mal estado puede estar originando estos síntomas.

El dentista

Llegados a este punto ya te estarás preguntando si padeces alguno de los síntomas descritos y qué paso toca seguir en el caso de que así sea. Lo más práctico en estas circunstancias es acudir al dentista y someterse a su diagnóstico.

Covadonga Ortodoncia cuenta con clínica especializadas, una en Valencia. Si vives en esta última ciudad y has tomado la decisión de ir al dentista, Covadonga  Ortodoncia Valencia pone a tu disposición la tecnología más avanzada a la hora del diagnóstico, como el TAC 3D, el escáner digital o los Brackets transparentes.

La innovación aquí es determinante, ya que ello facilita tratamientos menos invasivos y resultados más eficaces. Dentro de las especialidades que maneja esta clínica valenciana se encuentran, entre otras, la ortodoncia, la implantología, la periodoncia o el Invisalign. Todo ello está disponible para pacientes de todas las edades, a los que se les brinda un seguimiento de los resultados que se vayan sucediendo después de cada tratamiento específico.

En definitiva, lo más recomendable es estar informado acerca de cuáles son los posibles riesgos o indicios que pueden desembocar en la necesidad de someterse a un tratamiento bucodental, ya que de esta forma se acortan los tiempos de intervención y los resultados tienen a optimizarse. Está claro que existen multitud de síntomas que pasan inadvertidos y a los que no les damos la importancia que se merecen. Se trata de cambiar esta manera de actuar por otra que esté basada en el conocimiento.