Así nació Invisalign

Cuando se habla de ortodoncia invisible se suele pensar en Invisalign, una marca creada en 1997 por Zia Chishti y Kelsey Wirth. Estos dos estudiantes sin conocimientos previos en odontología consiguieron crear, desde un garaje en Menlo Park (California, EE UU), un sistema de corrección dental que enseguida obtuvo el visto bueno de la Agencia Norteamericana del Medicamento (FDA).

El sistema Invisalign consiste en una serie de alineadores transparentes, fabricados a medida, que utilizados de forma secuencial ejercen una ligera presión sobre los dientes para corregir su posición. Las férulas deben llevarse al menos 22 horas al día y pueden ser retiradas durante las comidas y para realizar la higiene dental.

El futuro de la ortodoncia
El sistema Invisalign empieza a ser el más demandado por los adultos que inician un tratamiento de ortodoncia, especialmente por su comodidad y estética invisible. Las cifras hablan por sí mismas: según Align Technology Inc., la empresa con sede en California que lo comercializa, cuentan ya con más de 5 millones de pacientes tratados con éxito de maloclusiones en todo el mundo.