1024_2000

5 consejos para cuidar los dientes de los pequeños con brackets – Parte 1

Los defectos en la situación de la dentición y sus huesos pertinentes pueden empezar a manifestarse a temprana edad, por norma general cuando el pequeño va perdiendo los dientes infantiles y son reemplazados poquito a poco por los dientes terminantes. El dentista va a ser quien nos recomiende el empleo de ortodoncia para corregir determinados defectos.

El empleo de aparatos bucales precisa de un cuidado singular, como de una higiene bucodental muy meticulosa. Si tu hijo debe llevar aparato o bien terminan de ponérselo últimamente, te contamos cuáles son los consejos que dan los profesionales para sostener una adecuada higiene bucodental.

Géneros de ortodoncia

La Sociedad De España de Odontología Pediátrica (SEOP) aconseja que la primera visita al dentista se realice al primer año de vida, y desde ese instante las revisiones se vayan haciendo de forma periódica con la intención de corregir a tiempo cualquier defecto bucodental que pudiesen presentarse.

Las primordiales asociaciones ortodónticas del planeta, entre ellas la Sociedad De España de Especialistas en Ortodoncia, insisten en la relevancia de una primera revisión por la parte de un especialista en ortodoncia cuando el pequeño cumple los 6 años.

De esta forma, en el caso de advertirse algún inconveniente, este podría resolverse de manera sencilla, al revés de lo que pasa cuando se advierten en la edad adulta, en donde los tratamientos se vuelven más costosos y complejos.

“Mientras que el pequeño se halla en etapa de desarrollo se pueden intentar forma precoz ciertas maloclusiones de una manera sencillísima, sencillamente con un aparato removible (que se pone y se quita por las noches), que en cambio, tratándose de un adulto o bien aun un adolescente, hay que recurrir a la cirugía para solucionarlo” – apunta el Doctor Pérez Varela, presidente de la Sociedad De España Ortodoncia (SEDO) y viejo presidente de la Asociación De España de Especialistas en Ortodoncia (AESOR).

A lo largo del periodo que engloba la infancia y la adolescencia, de los 6 a los catorce años, es cuando la mayor parte de pacientes reciben el tratamiento de ortodoncia, dependiendo de la salida de los dientes y muelas permanentes, y del desarrollo del maxilar y la quijada, cuyos defectos manifiestos precisan de una corrección inmediata.